Por favor, no tan profundo

o-SITTING-ALONE-SUBWAY-570

A primera vista, parece que el mundo se divide en personas mas orientadas hacia el exterior (extrovertidas) y otras hacia su interior (introvertidas). Está división, tomada como uno de los ejes divisorios de las funciones psíquicas de Jung, me parece completamente arbitraria. No tanto porque no sea realidad, sino porque nunca me quedó claro el límite que separa a los unos de los otros. ¿Cual es el límite que nos separa realmente, el contorno de la piel, donde parece que empieza el exterior y termino yo mismo? Porque los límites de la psique no están, ni muchísimo menos,  tan claros.

Podríamos simplificar la ecuación diciendo que las personas introvertidas (intros a partir de ahora) son las que tienden a orientar su energía hacia sí mismas y las extrovertidas (extros a partir de ahora) al exterior, pero los límites en este caso que separan ese sí mismo del exterior,  siguen siendo arbitrarios.

Si hilamos mas fino podríamos decir que la energía psíquica de los intros se siente mas a gusto en un movimiento de contracción, mientras que la de los extros tiende a la expansión. Pero de nuevo, siento ser así, ¿que decide hacia que sentido se contrae o se expande una energía?

En cuestiones de espacio, necesitamos siempre un punto referencial. Y ese punto suele ser aquello que llamamos nosotros mismos, aunque el límite de este “nosotros” no esté nada claro. Mismo así, y admitiendo que podamos tomarnos como ese punto de partida, ¿que determina a partir de aquí que el movimiento sea de contracción o de expansión? ¿Por qué el movimiento hacia dentro, pongamos la gravedad, se asocia a un movimiento contractivo y la radiación electromagnética al expansivo?  Decimos que las estrellas se contraen y colapsan,  o explotan y se expanden hasta el infinito, pero no tenemos ni idea de lo que ese infinito significa.

Quien haya meditado (y viajado) en la cuestión del espacio, habrá percibido que el infinito se abre ciertamente en los dos sentidos, y que,  cuanto mas grande o mas pequeño se percibe, más se desdibuja. En un sentido estrictamente objetivo, no hay forma de afirmar que un grano de arena es más pequeño que una galaxia, porque todo es una percepción referencial. No hay nada que podamos percibir sin referencias.

33ec0a26baea0f504d320b7cc85e1394_article

Ahora cambiemos de teoría. Como la distinción entre lo objetivo y lo subjetivo está tan poco clara como la distinción entre qué queda fuera o dentro de algo, prefiero hablar en un término que utilizo hace mucho: Extensión y Profundidad. Que es algo que utiliza  Ken Wilber en su descripción de la Holarquía. A mayor profundidad menos extensión y viceversa. Si usamos este criterio, la profundidad se asociaría a un sentido contractivo y la extensión a un sentido expansivo. La profundidad no estaría en lo infinitamente grande entonces, sino en lo infinitamente pequeño. Es decir, usando la ley de la correspondencia, no en el sentido del macrouniverso sino en el del microuniverso.

Aunque en una percepción fractálica de la realidad cualquier cosa esté dentro de otra cosa, parece que no tiene sentido un descenso contractivo infinito porque suponemos que en algún momento es necesario llegar a ese punto de extensión cero, pero eso puede ser debido a la limitación psicológica que consiste en ponernos a nosotros mismos como referencia.

Parece que la física cuántica ha teorizado, no descubierto en la práctica, sobre niveles cuánticos de la realidad en los que hablar de espacio y tiempo, tal y como lo conocemos, no tiene ya ningún sentido. Si ya no tiene ningún sentido hablar de puntos-cero tampoco lo tiene hablar de puntos de referencia. En ese nivel cualquier punto es cualquier otro punto en cualquier momento o lugar. A la mente humana se le hace casi imposible imaginar este contexto, porque necesita hacerse pedazos a si misma.

En general, estoy bastante de acuerdo con esta teoría, porque la disolución del tejido espacio-tiempo no es una cualidad de la extensión sino de la profundidad. Y no hablo específicamente de la profundidad material sino, sobre todo,  de la profundidad psicológica. Obviamente debe de haber a la fuerza una relación directamente proporcional entre la una y la otra.

bala-matrix

Y en este punto llegamos a la práctica. Todos los intros se ven impelidos, en virtud a una fuerza de gravedad o contracción psicológica, a descender más y más profundo dentro de su propia psique, que en cierto punto ya no es mas su propia psique sino que pasa ser una psique colectiva. Aquí podríamos hablar de las fronteras ya delimitadas por Jung entre el inconsciente personal y el inconsciente colectivo. Jung decía que  “el fondo de la psique era sencillamente el mundo.

No es que el intro tenga más conciencia de sí mismo que el extro, sino que es más consciente, valga la paradoja, de su propio inconsciente y del de los demás. Pasa más tiempo, literalmente, dentro de ese espacio. Por supuesto, esto tiene sus ventajas e inconvenientes. Las ventajas son que,  si logra encontrar la manera de vivir de ese talento, su orientación hacia la profundidad puede serle muy útil a los demás. El inconveniente es que si no lo logra, puede ahogarse más y más en lo profundo hasta descuajaringarse en algún lugar del tejido psíquico colectivo.
Esto es una gran putada y para todos los intros, una gran fuente de sufrimiento. La única forma que tiene el introvertido de aprender a vivir en un nivel de profundidad compatible a lo establecido en la sociedad, es la imitación y la repetición de ciertos consensos sociales, que, en el fondo, le son completamente ajenos. Aquí necesita de extros que le enseñen, literalmente, como se hace esto de vivir en la superficie.

Todos los buceadores descienden en cotas de profundidad.  Profundidad en la que se ven obligados a detenerse para equilibrar la presión homeostática del cuerpo con la del exterior. A nivel psíquico pasa lo mismo. Si sólo se desciende sin dar tiempo a que el cuerpo equilibre su presión interna con la psique colectiva, la psique personal revienta y se hace pedazos. Como para bucear es necesario ir siempre en parejas, lo ideal es que, en cada pareja de buceadores, uno sea experto en el descenso y otro en la estabilización. Uno en lo objetivo y otro en lo subjetivo. A nivel psicológico debería ser igual. En todo trabajo debería de haber un introvertido que profundice y un extrovertido que estabilice.

dorner_fig_2 (2)

Es necesario que el intro aprenda del extro a dejar de descender cuando su salud psíquica está en peligro. Es necesario que aprenda a extenderse, a estabilizarse en cada nivel a través de la tareas mas prosaicas y superficiales de la vida. Es necesario que en ningún momento pierda el contacto con el mundo de la superficie, porque de lo contrario, su heroico descenso no servirá para nada. Es necesario que aprenda a vivir “no tan profundo”, por muy grande que sea la tentación de poder llegar por fin al fondo. La manía, la costumbre, acentuada por su propia cualidad de introversión, de descender y bucear en soledad,  puede resultar peligrosa, y a veces mortal, porque sencillamente, no sabemos si ese fondo realmente existe. Y si existe, dudo que nadie pueda llegar nunca solo, porque si el fondo resulta ser el sustrato universal que lo une todo, no puede ser algo tan radicalmente distinto de esa superficie.

Al contrario, es necesario reconocer la posibilidad de que los extros, en su viaje a través de la expansión en la superficie encuentren, a través de sus propios medios, ese fondo único.

La superficie, la extensión, la expansión, aterra a la capacidad y al hábito de la introversión, y esto es comprensible. La extroversíon no existe para negar la inteiversón, sino para compensarla. Una superficie de la que casi todos los intros huimos despavoridos (igual que los extros de la profundidad), porque no sabemos, literalmente, respirar en ella.

*Texto extraído de un libro en preparación, todos los derechos reservados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s