Libros

“Hay un gran segmento de la poblacion que no sabría discriminar los conceptos de sexo y sexualidad. El sexo es una condición biológica no exclusivamente humana, un impulso ancestral, una inteligencia inconsciente que mueve, lo queramos o no, nuestro destino como especie. La sexualidad es el resultado de su expresión y evolución en la especie humana. Es, digamos, la complejidad siempre creciente del hecho sexual. O si se quiere, la psicologización, socialización, culturización, creativización, artistificación y también la artificialización, politización y jurisdiccionalización del sexo. La sexualidad es la impregnación del sexo en la personalidad humana y en su vida cotidiana. Es el sexo hecho mente y corazón. Y por lo tanto, la creación de formas cada vez más complejas de sensar, sentir, pensar y expresar el sexo. La evolucion del sexo en el hombre, de su sexualidad, es la historia de su evolución desde su expresión como herramienta instintiva y procreativa a una variedad casi infinita de posibilidades sexuales. El sexo y la sexualidad han evolucionado a la par que la conciencia humana y son, como su psicología, un reflejo de su estado (…)”.

“Existe una gran presión socio-cultural alrededor de cómo y de qué manera deben comportarse sexualmente un hombre y una mujer, presión que además se haya distorsionada y alejada de la realidad subjetiva de cada pareja, que por supuesto es personal, única e intransferible. La primera y más importante tarea del sexólogo es desmantelar este programa de lo que significa ser sexualmente funcional o disfuncional, para discriminar hasta qué punto el cliente está viviendo o no su sexualidad orgánica, y de que forma el tipo de sexualidad que vive afecta a la calidad de sus relaciones y a su vida íntima. Para esto es necesario separar el componente funcional o disfuncional físico, psicológico y socio-cultural de las disfunciones sexuales, de las necesidades y posibilidades reales del cliente, analizar cómo están conectados y ver en qué medida es posible rescatar su sexualidad orgánica, aquel tipo de sexualidad que emerge de ser fiel a sus características físicas, sexuales, emocionales y mentales. Es decir, trabajar con cada cliente, no sólo para curar lo que parece disfuncional de su sexualidad, sino para descubrir y reforzar todo su potencial de expresión, variabilidad y goce (…)”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s