3. Depende de tí.

Depende de lo que estés buscando, de tu propio modelo cognitivo, de tu genética, de tu carácter, de tu sistema de creencias, de tus miedos y expectativas, de tus propias auto-limitaciones, de cómo segmentas, construyes e interpretas el mundo,  verás delante de ti una cosa u otra, y tomarás, a menudo repetitivamente, el mismo camino, con exactamente las mismas consecuencias.

Lo normal es que seleccionemos sólo la información que nos interesa para mantenernos a salvo y seguros en nuestra zona de confort y que transitemos una y otra vez los mismos recorridos, reduciendo o limitando nuestra capacidad innata de reaprendizaje,  adaptación al cambio y transformación.   Lo interesante llega cuando una nueva información es capaz de abrirse paso y crear un nuevo circuito en nuestra neurología. Ese es un punto de inflexión en el que empiezan a pasar cosas. Cosas como que uno es capaz de reírse de lo que antes era un drama o es capaz de enfocarse y tomarse en serio lo que afecta a su propio camino, pero transitándolo con ligereza y alegría.

 

Anuncios