7. Técnicas.

No creo en la supremacía ni en la ventaja de ninguna terapia o técnica psicológica, lo cual no quiere decir que no las haya estudiado todas.  Ninguna ha descubierto ninguna panacea,  pero cada una ha dejado una herramienta a nuestro servicio. Al servicio de lo que somos y de lo que podemos ser.

Terapéuticamente, soy un funcionalista, es decir, creo que lo que funciona para mi no tiene que ser exactamente lo mismo que lo que funciona para ti. Por eso, sigo, casi siempre,  una secuencia inclusiva e integradora:  Observación, escucha, análisis, ordenamiento, discriminación, cuestionamiento, aceptación sin juicio,  reseteado o actualización de los programas y de las creencias dañinas, inútiles e improductivas, y establecimiento de nuevos modelos de percepción, cognición y acción a través del reaprendizaje.

 En resumen, más allá de la imagen buena o mala que tengas de ti mismo, intento señalar y dar espacio al vacío fértil que llevas dentro de ti, para que puedas experimentar desde él otras posibilidades y perspectivas, y para que una acción mas desapegada, libre y enfocada pueda surgir desde la alineación de tu centro emocional, cognitivo y volitivo.

Anuncios