Sexología

Todas las ciencias que estudian cualquier aspecto de la vida y la condición humana evolucionan necesariamente junto a su desarrollo. Incluso las ciencias que no estudian explícitamente el hecho del ser humano,  evolucionan conforme la conciencia humana crece y se amplía, transformando la mirada con la que el ser humano mira y comprende el mundo tanto como a sí mismo.  Si la Psicología,  que etimológicamente significa estudio del alma o de la psique, ha evolucionado con esta misma psique, también lo ha hecho la Sexología a través del estudio de la evolución y el cambio de su misma Sexualidad.

Podemos definir la Sexología como: “ El estudio sistemático del hecho sexual humano, desde todas sus perspectivas, filogenéticas, ontogenéticas, antropológicas, socioculturales, fisiológicas, pedagógicas, clínicas e investigativas. La sexología, como ciencia y como profesión, implica, desde un enfoque multidisciplinar y/o lo interdisciplinar, a un gran número de disciplinas y especialidades médicas y humanísticas, abarcando así todos los aspectos de la Sexualidad.

Para entender correctamente el alcance de la Sexología, debemos diferenciar entre Sexo y  Sexualidad. Sexo es una condición biológica humana, un impulso ancestral, y si se quiere, una inteligencia inconsciente que mueve, lo queramos o no, nuestro destino como especie. La Sexualidad es el resultado de la expresión y evolución del Sexo en la especie humana. Es, digamos, la complejización siempre creciente del hecho sexual, o si se quiere, la psicologización, socialización, culturización, creativización, artificialización, politización y legitimación o no legitimación del Sexo. La Sexualidad es la impregnación del Sexo en la personalidad humana. Es el Sexo hecho mente, y por lo tanto, la creación de formas cada vez más complejas de sensar, sentir,  pensar, imaginar y expresar el Sexo.

Podemos concluir, como definición, que la evolución del Sexo en el ser humano, o si se quiere, de su Sexualidad, es la historia de la evolución desde su expresión como herramienta instintiva y procreativa a una variedad casi infinita de posibilidades sexuales. Por lo tanto podemos definir la  Sexología como la ciencia que estudia todas estas variaciones o posibilidades sexuales, tanto si resultan patológicas como saludables, o si se conforman o no a las expectativas, hábitos y creencias personales, o a las leyes y los cánones socio-culturales de cualquier sociedad*.

*Texto extraído del capítulo “Ser Sexólogo Hoy” de mi Tesis: “Competencias y Desafíos de la Sexología: Hacia una vivencia y estudio integral de la Sexualidad Humana.”.  Todos los derechos reservados. 

Anuncios